#donamedula

Este post va de una historia de amor. De una princesa con el pelo rubio y unas trenzas hiper largas (y no, no es Rapunzel, ya quisiera esa) y su hijo, un Duende muy feliz, juguetón y con una cara que enamora a cualquiera. Amante de los coches (¿por qué los cuentos de magia están ambientados en épocas pasadas? este duende viaja en un coche rojo que tiene películas), de ayudar a su madre la princesa del castillo en las manualidades que hace, y de divertirse con cualquier cosa. Además, era capaz de ver a los monstruos del bosque y jugaba con ellos.

El problema es que el Duende no podía llevar una vida normal. Tenía que tener cuidado de que otros duendes le contagiasen enfermedades y tenia que viajar a Madribrooke para que los hechiceros y los brujos de la aldea le diesen pócimas. Aunque él estuviera bien y transmitiese en todo momento ternura y felicidad, era una realidad que estaba ahí y que a la princesa le preocupaba mucho.


Un día, un hechicero le dijo que había un líquido dentro de una piedra que podría curarle. Una piedra pretenciosa, llena de purpurina y de dudosa procedencia. Lo difícil era encontrarla: según el hechicero, estaba dentro de algunas personas. La princesa enseguida pidió a todos los aldeanos de sus tierras que acudiesen al hechicero para que éste comprobase si la piedra estaba dentro de alguno de ellos.

El resultado fue espectacular. Todos los aldeanos acudieron en bloque al hechicero, formando una cola en la puerta de su casa, situada en el tronco de un árbol de más de 3.000 años. La cola llegaba hasta dos aldeas más allá, lo que permitió que los vecinos preguntaran qué estaba pasando, y al conocer la historia se sumaron a esa maravillosa cola.

Además, otras madres (tanto princesas como plebeyas, rubias, morenas y pelirrojas) se sintieron identificadas y pensaron que, a lo mejor, la enfermedad de sus hijos era la misma que la del duende, así que también acudieron al hechicero para pedirle ayuda.

Un día, mientras la princesa estaba en el castillo haciendo preciosas guirnaldas de fieltro en una silla de un tono azul precioso con la ayuda del Duende, cuando un grupo de niños llamaron acelerados a su puerta.

- ¡Corre, princesa! ¡El hechicero quiere verte!

La princesa corrió ladera arriba, con su bonito vestido de seda combinado con unas botas de cordones (ella es así) y, efectivamente, era la noticia más deseada. El hechicero había encontrado la piedra en uno de los aldeanos, y el Duende podría curarse.

Pero por desgracia, todavía quedan muchas madres con muchos niños que han encontrado su piedra, por eso es muy importante que nosotros, aldeanos de otras tierras lejanas, ayudemos en esa búsqueda, porque a lo mejor esa piedra está dentro de alguno de nosotros. Así que tenéis que leer todos esto.

Efectivamente, esa princesa de la que hablo es Carola, de La Silla Turquesa. Ella sabe de primera mano lo importante que es donar médula, y por eso ha ideado toda una campaña de concienciación. Porque tenemos estos maravillosos rincones que son los blogs, que sirven para compartir muchas cosas bonitas, pero que, gracias a que llegan a (mucha) gente, son también unos canales ideales para transmitir mensajes.

Y para que ese mensaje llegue a muchísima más gente, Carola ha movido a la gente más guay de la blogosfera para crear una serie de posts que publicará un viernes cada dos semanas (que empiezan mañana), y en el que habrá algunos datos de la donación de médula que todos debemos saber. Al final del post, habrá un formulario con algunas preguntas de lo que habéis leído en el mismo, y si lo acertáis todo todito podréis ganar algo de los colaboradores de ese día. Un premio genial a cambio de que os informéis, y si os animáis a donar, mucho mejor.

Reconozco que hasta que Carola me habló de su Duende yo ni siquiera sabía en qué consistía esa donación. Pero tengo claro que cuando se pase todo el rollo de las operaciones de juanetes (aún me queda el otro pie) voy a ir a informarme. ¿Qué es lo que os da miedo? ¿La anestesia general? A mí me la hicieron cuando me operé el primer pie, y de miedo nada, no te enteras.

¡Así que no hay excusas!

Y, por supuesto, como queremos que este mensaje llegue a todas las aldeas y rincones, de estas tierras y las más lejanas, te voy a pedir que compartas con el hashtag #donamedula. Pero no mi post, sino el de Carola, todos los que ella va a publicar. Como veis, no es un post cualquiera, de un blog cualquiera. Es una buenísima causa, una iniciativa muy grande, de una persona maravillosa y mágica. ¿Qué esperábais de una princesa?

Un beso enorme :)

Todas las imágenes usadas en este post están hechas por Carola.

No te pierdas...

27 comentarios

  1. Ayer descubrí el blog de Carola! un cuento precioso y una iniciativa fantástica! En estos momentos el calor de todos y el apoyo es necesario para tener fuerzas y seguir luchando!

    Un beso
    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  2. Jo Carmen....no tengo palabras...estoy temblando y tengo la vista nublada por los arcoiris que me salen de los ojos. Si, las princesas lloramos arcoiris...¿acaso no los cagan los unicornios?
    No me ha encantado...ME HA ALUCINADO, MARAVILLADO, IMPRESIONADO....estoy que vuelo, ya noto como me salen las alitas purpurinosas como las que tú tienes.
    GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. Carmen, me has conmovido y yo ya conocía la historia de la princesa, seguro que el resto de corazoncitos que pasen por aquí dan un vuelco y movilizan al resto de aldeanos. Como le dije a Carola, esto va a ser grande, porque ya lo es...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Carmen =_____) Ha sido maravilloso leerte. Esto no hay quién lo pare #donamedula

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito!!!! Me ha encantado y si yo estoy con la lágrima colgando no me quiero imaginar como está Carola!!! ha sido precioso ^_^

    besO!

    ResponderEliminar
  6. Y si hacéis las dos un cuento? autora tú, ilustradora Carola. En serio, yo tengo dos sobrinos autístas y mi cuñada me trajo una vez un libro con cuentos, dnd se explicaba el tema del autismo a los niños. Me pareció una buenísima idea. Pq no hacéis algo parecido? La historia del duende. Que nosotros lo sepamos es fundamental pero sería bonito que los niños también conocieran una historia y un cuento como este.
    He dicho, fin de la cita.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué manera más bonita de contarlo! Yo descubrí antes de ayer el blog de Carola y ayer publiqué una entrada enlazando a su post sobre la donación de médula. No me quedó como a tí, ni mucho menos, pero el objetivo es que conozca esta iniciativa el mayor número de gente, y quería aportar mi pequeño grano de arena.
    Ahora mismo me están cambiando el blog, pero en cuanto lo tenga preparado volveré "a la carga"
    Muchas gracias por la difusión.
    Por cierto, la idea del libro que te ha dado la Srta. Moneypenny me parece genial, en serio.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. Ahora mismo lo comparto, me parece una causa a la que todos nos deberíamos adherir de uno u otro modo, porque nunca se sabe quién podría salvar una vida... o quién podría salvar nuestra vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. lo compartí hace un momento, yo tengo que agradecer que hayan hecho el liluplan, gracias a él he llegué a Carola y la sigo desde entonces! Son fantásticas todas ^^

    ResponderEliminar
  10. Una historia preciosa, estaremos al tanto de los post de los viernes.
    Muchas gracias por compartirlo con nosotr@s

    ResponderEliminar
  11. Yo ya lo compratí por G+ Espero que llegue a mucha mucha gente!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Carmen es precioso, precioso precioso, eres una artista!!!!!! escribir un libro, apoyo la moción de marisol jejeje.
    Besazos

    ResponderEliminar
  13. Que chulada de post Carmen! Sigo a Carola desde hace tiempo y me parece que hace un trabajo fantástico con esta iniciativa, así que no faltarán mis RT para todos sus post, y los de todos sus colaboradores!

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Es genial que exista gente dispuesta a difundir para ayudar, hay mucho desconocimiento (yo hasta que no me leí bien leídos los folletos del centro de donación, pensaba que te tenían que pinchar en la columna vertebral para sacarte la médula y me daba un poco de yuyu...)
    Se pueden salvar vidas con un gesto que no cuesta casi nada, donando sangre, inscribiendonos como donantes de médula y haciendonos el carnet de donante de órganos.
    ¡¡Muchas gracias por escribir esta historia en forma de cuento y hacerla llegar a tanta gente!!

    ResponderEliminar
  15. Preciosa iniciativa y preciosa historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Carmen no tengo palabras...Carola tiene que estar feliz, porque este cuento es todo amor. Un besito y a compartir

    ResponderEliminar
  17. Imposible un cuento más bonito, y en la realidad tendrá un final precioso!

    ResponderEliminar
  18. que bonito! (L)

    yo soy donante de medula y de plaquetas y de sangre!

    salvar vidas es fácil!

    ResponderEliminar
  19. Precioso, bonito, me encanta! yo tampoco conocía nada de este tipo de transplantes y seguro que voy a ir a informarme.

    ResponderEliminar
  20. Carmen, estoy total y absolutamente emocionada por este post. Siento que hay tanto amor detrás de todo esto que se está moviendo...

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado el post de hoy ... y me encanta la iniciativa. Creo que la gente tiene una idea equivocada del transplante de médula y por eso tiene miedo. Pero de verdad creerme que no da miedo, mi pareja donó su médula hace un año a su hermano y gracias a eso mi cuñado está lleno de vida.
    Creo que en tu post hay algo equivocado y es que no hay anestesia de ningún tipo, el transplante de médula es igual que si nos hicieramos una diálisis. No notas absolutamente nada de nada, es lo mismo que donar sangre pero un ratito más largo.
    Si alguien quiere saber más acerca de como es el transplante de médula que no dude en escribirme un email a theraspberrycolor@gmail.com y le contestaré todas las preguntas que tenga.

    Creo que la gente se imagina que un transplante de médula es que te tienen que hacer algún tipo de operación en la columna o algo , que va .... es como una extracción de sangre un poquito larga en la cual extraen células madre que reconstruirán la médula de alguien que esté enfermo.

    Así que ya sabéis que DONAR MÉDULA ES DONAR VIDA !!

    Un saludito a todas !!

    ResponderEliminar
  22. Excelente post!
    Se "me piantó una lagrimita" aunque ya conocia la historia del duende.
    Me lo llevo a FB.

    ResponderEliminar
  23. Desde ayer estoy que cada vez que lo pienso se me nublan los ojirris y eso que la historia me la sé de memoria... y sí, ella es así con vestido de seda y botas con cordones! pero es estupenda!!! maravillosa y una pequeña florecilla. Queridas blogueras... ¿vais a tenerme llora que te llora todo lo que dura la campaña?

    ResponderEliminar
  24. Dios mío Carmen, tu cuento es el más lindo que he leído en mi vida y espero que este final feliz los compartan muchos duendes y sus mamás princesas, y que vivan felices para siempre. un beso

    ResponderEliminar
  25. Preciosa historia. Muy linda. Real como la vida misma de Carola y su duende.
    Saludos.
    Me ha encantado tu manera de reflejarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar