diy: reloj de pared


¡Hola hola! Con la vuelta al cole y las pilas recargadas del verano, apetece más hacer manualidades y proyectos a mano. Así que hoy os traigo uno muy facilito y que además os puede dar mucho juego. Se trata de un reloj de pared, que decoraremos como queramos. ¡Veréis qué fácil!

Para ello, he utilizado un material que ya sabéis que me encanta, la pasta de modelar. Por su versatilidad, por lo fácil que es de manejar, porque se seca al aire, es blanca, y resistente. Me parece un material fantástico como base para crear objetos rígidos.


Hago entonces resumen de los materiales:
- Pasta de modelar
- Mecanismo de reloj (yo lo compré aquí)
- Un plato u otro objeto redondo
- Un rodillo o algo parecido
- Materiales para decorarlo luego (en la foto veis Chalk Paint, aunque luego utilicé papel. También podéis optar por pegatinas, washi tape, rotuladores, o lo que se os ocurra). 


Para empezar, como siempre que usamos la pasta de modelar, amasamos una bola. Os recomiendo que utilicéis pasta de sobra (si tenéis el paquete entero, no os cortéis) porque luego lo sobrante lo podemos guardar, y es mejor que sobre a que falte. 

También os recomiendo que trabajéis en una superficie totalmente lisa. Podéis colocar una cartulina o un papel para conseguirlo, y así mancháis menos ;)


Una vez amasado, extendemos la masa sobre la superficie ayudándonos de un rodillo. No debe de ser una capa muy gorda, pero tampoco muy fina. Un centímetro aproximadamente es lo adecuado. Con el plato y con un cúter o un cuchillo marcamos una circunferencia para ir retirando los restos. 


Antes de continuar, debes marcar por dónde meterás luego el mecanismo del reloj. Yo calculé que el tamaño era más o menos el mismo que el de un lápiz e hice un agujero mientras la masa estaba fresca.

Después, dejamos secar. Lo ideal es que tenga unas 24 horas. Veréis que, conforme seca, va cambiando de color hacia un blanco más claro.


Una vez seco, llega el momento de decorarlo (podéis lijarlo un poco antes si han quedado muchas imperfecciones). Aunque en un principio quería pintarlo, luego se me ocurrió que con este papel de envolver que tenía por casa y nunca usaba (me daba pena) podría quedar muy guay. Así que me valí de un pincel y Mod Podge para llevarlo a cabo.


Si os decidís a hacerlo como yo, tendréis que aplicar Mod Podge tanto en la base del reloj, como por encima del papel, y luego dejarlo secar. Veréis que la cola blanca se volverá transparente. Aprovechad para alisar las arrugas, y también a hacer el agujero del mecanismo cuando todavía esté mojado.

¡Y listo!

Ya solo queda ponerle unas pilas, y tendremos reloj de pared :)


Este es el papel de pared que hay en mi nuevo estudio, aunque creo que no tardaré mucho en cansarme de él. Pero bueno, el reloj me gusta, por ese toque de dorado y negro. Pero como habéis visto, las posibilidades para decorarlo son infinitas. También me encanta como idea para que los niños lo decoren, o incluso lo utilicen como ejercicio para aprender a leer la hora ;)

¿Qué os parece?
¡Feliz lunes!


No te pierdas...

5 comentarios

  1. Lo facil que es hacerse un reloj de pared, y lo rápido que vamos siempre todas a ikea :) Me encanta la combinación de topos y rallas!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué facilito! Oye, ¿cuándo nos vas a enseñar tu casita nueva?

    ResponderEliminar
  3. Hola. me encantó el contraste de los lunares con las rayas de la pared. Te quedó fabuloso. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar