diy: mesa lack con chalk paint


¡Hola hola! Hoy os enseño el "lavado de cara" que he hecho con la típica mesa Lack. Un auténtico "Ikea hack", como suelen llamarlo: la he convertido en una mesa de estilo vintage gracias al chalk paint y un par de materiales más. ¡Y ha sido facilísimo! Mira, mira.

I Do Proyect está celebrando la semana del Chalk Paint y cuando me invitaron a participar ¡ni me lo pensé! Porque este material me encanta, es súper versátil y tiene acabados excelentes. Además, gracias a su curso online he aprendido a conseguir diferentes efectos. ¡Ahora os hablaré de él! 

Me decanté por customizar la típica mesa Lack de Ikea blanca. ¡Y estoy encantadísima con el resultado! Os hablo del proceso:

Necesitarás:
- Pintura chalk paint y ceras y barnices dependiendo del efecto que quieras
- Pinceles
- Un trapo
- Láminas adhesivas
- Tijeras o cúter
- Lija


Yo nunca había jugado a conseguir efectos con el chalk paint, y ha sido una pasada. Como I Do Proyect está de celebración, si haces una compra en su tienda antes del día 22 con materiales de chalk paint por un valor de 20 euros (vamos, dos botes pequeños y uno grande), recibirás de regalo un curso online en el que aprenderás a hacer un montón de cosas. El curso es este, por si queréis echarle un vistazo. ¡Es un chollo!

Para conseguir los distintos efectos, hay que jugar con las capas y con la aplicación de los productos que nos permitirán hacerlo. Yo usé la técnica del craquelado y la del desgastado. No pude hacer demasiadas fotos del proceso pero os enseño algunas para que os hagáis a la idea:


Si seguís la newsletter, el lunes veríais el tutorial del tablero para fotos con láminas. Como veis, ¡sirven para muchas cosas!


Yo pinté de blanco la mesa (sí, una redundancia) pero como quería conseguir el efecto craquelado, pensé que así se aplicaría mejor. Además, así unificaba el color base, que estaba ya bastante desgastado del uso. 

Mientras seca, podemos ir midiendo las láminas y viendo cómo queremos colocarlas. Si jugamos con los tamaños conseguiremos un efecto más realista. Como la mesa es blanca, pinté de negro las partes que se iban a quedar a la vista entre una lámina y otra, para conseguir un efecto más realista. Además, les damos la primera capa de pintura.


El chalk paint tarda en secar una hora aproximadamente. Después, apliqué el barniz de craquelado en aquellas partes donde quería conseguir ese efecto. Este barniz tarda más en secar, unas tres horas, así que hay que tener más paciencia.


Para el efecto desgastado usamos la cera incolora y pintamos encima. Una vez seco, con una lija eliminamos las partes que no queramos. Como las láminas eran lisas y plasticosas, probé a hacerlo directamente en ellas, y quedó muy bien. 


Una vez se seque el craquelado, le aplicamos encima una capa de pintura de otro color. Mola mucho ver cómo se "rompe" rápidamente:


Cuando las láminas estén "manejables", las pegamos en su sitio y dejamos que la mesa seque totalmente. ¡Ya la tenemos! Fácil, ¿verdad? Y mirad qué bonita:


Esta mesa la utilizaba en el taller a modo "auxiliar". La iba moviendo según necesidades así que no tiene un sitio fijo. Por ahora no va a cambiar de función, pero ¡es muchísimo más bonita!


¡Eso es todo!

Como veis, fácil fácil (salvo la paciencia al dejar secar la pintura y los barnices) y con un resultado fantástico. ¡Mucho mejor que la típica blanca!

¡Espero que os guste!

¡Ah! Y si os gusta el chalk paint, no dejéis escapar la oferta de I do Proyect, y ¡atentas! Que tendremos más sorpresas :)

No te pierdas...

12 comentarios

  1. Te ha quedado preciosa!
    Me dan ganas de coger la que hay en mi piso de alquiler y tunearla porque está un poco feota (el anterior inquilino debía tener algún Trasto perreye y las patas están mordisqueadas :\)

    Muaaak!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la mesa te ha quedado preciosa, me has dado una idea para un mueble que tengo en casa, me gustaría saber dónde puedo comprar las láminas adhesivas y si nos fáciles de cortar.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, esa info la di en el tutorial que envié por la newsletter (en el que usaba también las láminas) y se me ha olvidado incluirlo en este. Yo las compré en Aki, pero seguro que en Leroy, Brico Depot y tiendas del estilo las encuentras. Son muy fáciles de cortar, con un cúter o unas tijeras buenas (yo usé las de la cocina) se cortan perfectamente :)

      Eliminar
  3. Hola: también tengo esa clásica mesa de Ikea y me encanta el cambio que le realizaste. Te voy a intentar copiar la idea porque el resultado es sublime. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  4. Me encanta! Pues yo pienso hackear la mía también, que me sigue sirviendo pero está un poco feúcha, gracias por la ideaca!

    ResponderEliminar
  5. Que chulo el resultado. Yo la tengo pero en blanco..Besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Dónde conseguiste las láminas adhesivas?(Glubs...yo no sigo la newsletter)
    gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macus! Como he respondido por arriba, las compré en Aki, pero seguro que en Leroy Merlin, Brico Depot o similares las encuentras :)

      Eliminar
  7. Quedó genial!
    http://soldenochedecocrochet.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  8. El chalk paint es una asignatura pendiente ¡Necesito tiempoooo! Te ha quedado preciosa.

    ResponderEliminar