cómo decorar una casa nueva


Ya sea de alquiler o comprar, una mudanza siempre conlleva decorar una nueva casa, aunque sea con los mismos muebles de siempre. Pero siempre se busca dar toques diferentes, cambiar su orientación y su orden, incorporar nuevos elementos... En definitiva, que se note que es un nuevo espacio y a la vez convertirlo en "hogar" lo más rápido posible.

Así que en este post quiero recopilar algunas ideas que os vendrán genial si es vuestro caso. Para ello, he cogido unas fotos de un Portal Inmobiliario y me he basado en ellas para hacer un antes y un después a partir de mucha inspiración. Porque, sí, coger una foto de Pinterest, tirar de tarjeta y comprar muebles para que quede igual es fácil y bonito, pero también hace falta dejarse una pasta... Y no siempre es necesario para conseguir buenos resultados.

También os servirán si no tenéis en mente mudaros pero sí dar un cambio radical al hogar. ¡Que de vez en cuando viene bien un cambio!

Este es el piso que seleccioné:



Elige una paleta de colores
Antes de ponerte a comprar y a cambiar cosas a diestro y siniestro, es importante que elijas una paleta de colores con la que quieres decorar tu casa, o, al menos, cada estancia. También conviene tener en mente un estilo, aunque si luego tienes arte mezclando objetos, con esto no tienes que preocuparte tanto.

Lo ideal es que haya no más de tres colores (aunque luego es evidente que alguno más se colará). Es buena idea partir de una base más neutra, en blancos, grises o negros, y luego añadir pequeños detalles en color.


Primero los muebles grandes
Cuando sabemos que vamos a cambiar la decoración, no podemos evitar entrar a una tienda y empezar a comprar "chorradas" para decorar. Pero lo cierto es que luego ni siquiera vamos a saber dónde lo vamos a poner. Por eso es recomendable que, antes de caer en esa tentación, tengamos claros los muebles "grandes": sofás, mesas de comedor, sillas...

Si ya los tenemos, podemos pensar en un pequeño cambio, como añadir unos cojines nuevos, tapizar o darle una mano de pintura. Si nos enfrentamos a la decisión de comprar unos nuevos, debemos de tener en cuenta la paleta de colores, que nos gusten estéticamente, pero sobre todo que sean prácticos y cómodos.


Las paredes
También debemos prestar atención a las paredes. No me refiero a los adornos, sino al color en sí. Podemos dejarlas como están, pintar u optar por papel de pared. Esta última es una opción práctica para dar color a alguna pared o rincón sin necesidad de pintar y económica. Además, si nos atrevemos, podemos optar por un estampado llamativo, que hay auténticas preciosidades.

Es interesante que prestemos atención a las paredes en este punto porque así ya tenemos colocados, o al menos situados, los muebles grandes y principales. Porque, por ejemplo, igual una vez colocado el sofá nos apetece que la pared situada detrás de él vaya de un color determinado o un estampado.

Hazlo tú mismo
Cuando ya toca el turno de la decoración y el pequeño mobiliario, es posible que, después de los desembolsos anteriores, no nos queden tantas ganas de gastar. Así que, si tenemos un poco de maña, tiempo y ganas, podemos realizar nosotras mismas algunas de estas decoraciones.

Desde un jarrón a una mesa, pasando por un taburete, un revistero o un macetero, encontrarás miles de tutoriales en Internet que te permitirán estrenar mobiliario de forma barata. Ya decides tú si se trata de algo provisional o te encanta tanto el resultado que te lo quieres quedar para siempre.


Cuadros y láminas
Una de las formas más sencillas, baratas y resultonas de vestir las distintas estancias de la casa es con cuadros y láminas. Simplemente comprando marcos podemos crear collages geniales para que las paredes parezcan otras.

Por Internet hay un montón de láminas imprimibles gratuitas y de lo más molonas. Llevarlas a una copistería no te saldrá muy caro y el resultado es fantástico. En mi Pinterest tengo un par de carpetas recopilatorias: a color y en blanco y negro.


Luces y lámparas
Y por último, debemos prestar especial atención a las lámparas y los distintos puntos de luz. La luz es imprescindible en el hogar, y deberás tener en cuenta qué uso se dará a cada rincón y cuánta luz necesita para saber qué necesitas.

De la misma forma que los puntos anteriores, puedes optar por comprar la lámpara o hacerla tú a través de un DIY. ¡Las opciones están a tu alcance, ahora te toca elegir!


Y con todo lo mencionado, y con un poco de la magia rápida de Photoshop, así quedaría el piso con unos pocos cambios:


Una paleta de colores, invertir en un buen sofá y sillón, hacer unas mesas DIY, añadir una lámpara y una galería de láminas. Un par de objetos de decoración, ¡y ya está bonito para empezar!

Fotografía de portada: aquí. Para las demás, haz click en ellas y accederás a la fuente

¡Eso es todo por hoy!
¡Que tengáis un estupendo fin de semana!


Post patrocinado

No te pierdas...

2 comentarios

  1. Qué post más chulo, espero poder ponerlo en práctica pronto (ojalá!). Me gusta mucho además el estilo que has escogido, pinearía todas las fotos pero creo que me sale más rentable guardarme un enlace al post :D.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta todo <3 ¿podrías recomendar alguna tienda buena, bonita y barata de papeles pintados?

    ResponderEliminar