cómo encuadernar la agenda


Como ya sabéis, hace unas semanas lancé la Agenda MLC 2016-2017. Y una pregunta muy común, puesto que se trata de un imprimible, es: ¿Y cómo la encuaderno? Hay muchas opciones: puedes llevarla a una copistería y que le pongan anillas o "gusanillo"; o que le hagan agujeros para un archivador o un filofax. O que la encolen. Pero también puedes optar a hacerlo tú en casa. Barato, fácil ¡y molón!

Eso sí, es un tipo de encuadernado que no recomiendo a las que vayáis a llevar la agenda en el bolso y le vayáis a dar muchos viajes. Es, más bien, para un uso estático, para tenerla en el escritorio y moverla poquito de ahí. 

Se trata de hacer un encolado casero, que nos permitirá, además, tener la agenda abierta encima de la mesa. Todos los materiales utilizados son baratos y fáciles de encontrar así que ¡vamos al lío!

Necesitarás:
- Silicona líquida
- La agenda y la portada impresas
- Cartón pluma, cartón o similiar
- Pegamento de barra u otro adhesivo para papel
- Un folio de colores
- Pinzas para sujetar
- Regla, lápiz, cúter, tijeras

La silicona líquida ha sido un descubrimiento reciente. A diferencia de la silicona "de barras", está fría y tarda en sacar, por lo que permite muchas más rectificaciones. Para este encuadernado me ha venido fenomenal.


Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que las hojas de la agenda están bien ordenadas. Las alineamos bien, cogiéndolas todas juntas y dando golpecitos contra la mesa, y les colocamos las pinzas para sujetar las hojas. 


Después, aplicamos la silicona líquida al lomo, asegurándonos de que lo estamos aplicando en el lado correcto :P No escatiméis, aplicad una capa generosa, procurando pasar por todos los rincones. Podemos ayudarnos luego de un cartón para expandir la silicona. Dejamos secar, y mientras, nos dedicamos a crear la portada.

NOTA: si quieres darle un acabado más profesional, con un serrucho puedes hacer unos cortes a lo largo de todo el lomo, de unos 3-4 mm de profundidad, para que la silicona cale con más profundidad. 


Sobre el cartón pluma, o el material que vamos a utilizar, marcamos el tamaño de nuestra agenda y luego le damos un poco más de margen. Yo añadí un centímetro más. Luego, Medimos el ancho nuestra agenda para crear el lomo lo más exacto posible. Con la ayuda de un cúter iremos cortando todas las partes. Al final, deberemos tener tres piezas: una portada, una contraportada, y el lomo. 


En el archivo descargable de la agenda, además de las portadas por separado para una impresión más fácil, también viene un documento A3 con la portada en grande, genial para este tipo de encuadernados. Yo lo saqué directamente en A3, aunque quedó un poco grande de más. Podéis optar por hacerlo un poco más pequeño (aunque A4 no, porque entonces quedaría pequeño).

Lo que tenemos que hacer es forrar nuestras portadas como si fuese un libro del cole. En mi caso, me preocupé porque el recuadro de "agenda" quedase lo más centrado posible, por eso no lo coloqué totalmente simétrico, pero eso ya, al gusto del consumidor ;)

Con pegamento de barra se adhiere muy bien y queda bastante limpio. Pero si no te fías, también puedes utilizar celo, washi tape o cualquier otro adhesivo para reforzar. Recordad echar también pegamento entre el cartón pluma y el papel de la portada: cuantos menos huecos queden, mejor.


A continuación, vamos a utilizar un folio de colores, que nos servirá para añadir un poco de vida al interior, y también para tapar todos los entresijos ;) Simplemente con el pegamento de barra lo colocamos lo más céntrico posible. Lo dejamos secar unos minutos, y luego cerramos nuestras portadas con cuidado, para que el folio se vaya doblando por las partes que necesita.

Cerrado, le ponemos algo de peso y lo dejamos secar unas horas (al igual que las hojas de la agenda, que ya las tenemos secando).


Cuando veamos que la silicona ya está seca, volvemos a aplicar una generosa capa, también en las portadas, y lo pegamos. Cerramos, sujetamos con pinzas como la vez anterior, aunque esta vez incluyendo las portadas, y dejamos secar toda la noche. Lo ideal es que también añadamos peso encima, como dos libros "tochos" :P

¡OJO! Asegúrate de que estás pegando las hojas en la orientación correcta. Parece una tontería, pero yo me equivoqué :P


¡Y listo! Ya tenemos nuestra agenda encuadernada, sin anillas (a mí de esta forma no me gustan) y totalmente handmade. Como decía, no es apta para el bolso porque la portada es de papel y con el roce se puede estropear. Aunque también podéis forrarla o utilizar un material más resistente.

Aunque se queda bastante bien cerrada, podéis también añadir una cinta elástica para facilitar la tarea. E incluso, durante el proceso de pegado de las hojas al lomo, también podemos incluir un lazo que hará las veces de marcapáginas.


¡Ah! No os puedo asegurar que no se os vaya a quedar alguna hoja sin pegar (a mí se me han quedado un par sueltas), pero con la presión de las demás, no se cae.

Lo que más me gusta de esta forma de encuadernar es que se queda abierta totalmente encima de la mesa. ¡Y está tan bonita!

¡Espero que os haya gustado!

Quizás en un vídeo se habrían apreciado más los detalles, pero no me dio tiempo a grabarlo. Hoy os la enseñaré por Snapchat. Mi usuario es @milowcostblog ;)

¡Feliz semana!

No te pierdas...

0 comentarios