3 formas fáciles de customizar macetas


Hoy te traigo tres formas muy fáciles de customizar macetas. De esas que ya tenemos por casa, no una hecha desde 0. Vamos, cómo convertir una triste maceta fea, ya sea de barro, plástico o metal, en una molona que apetezca lucir.

Las he decorado con tres técnicas diferentes. Para que veáis las diferentes posibilidades. Las técnicas no están condicionadas con el tipo de material, podéis hacerlas en macetas de todo tipo. Además, en muchos de los casos seguro que los materiales ya los tenéis por casa.

Las tres macetas las tenía ya por casa. Podemos utilizarlas para poner dentro directamente la tierra y la planta, o como "cubremacetas", dejando dentro la de plástico habitual. Así podemos sacarla para regarla y hacerle los cuidados necesarios. ¡Cada una lo adapta a sus necesidades!

¡Vamos al lío!

Con pan de oro



Esta es una técnica muy fácil y me encanta el resultado sobre todo en macetas de barro que están algo desgastadas. Le da un toque vintage que mola mucho.

Necesitamos:

- Pincel
- Cola blanca
- Pan de oro

El pan de oro podéis encontrarlo en muchos sitios. Aunque el precio dependerá de su calidad. Por supuesto, yo no usé de oro verdadero. Compré las láminas hace mucho tiempo en ebay pero ahora he visto estas en Amazon que están genial.



El pan de oro lo he utilizado ya en otros tutoriales y podéis verlos aquí. Simplemente tenemos que poner algunos brochazos de cola blanca y encima las láminas de pan de oro. Yo lo puse irregular, para que quedase un efecto tipo desgastado. Tampoco lo puse en toda la maceta, sino solo en una parte.

Dejamos secar la cola, y con delicadeza le damos con el dedo para quitar las partes de pan de oro que no se han pegado y para que se quede más "imperfecto". ¡Y listo! Más fácil, imposible.




Con spray



Pintar con spray siempre es mucho más fácil que con pincel, porque terminamos antes y queda muy homogéneo. En este caso, además, utilicé unas pegatinas redondas para que el resultado fuera así de "flamenco" :P

Necesitamos:

- Spray
- Pegatinas redondas

En mi caso utilicé la típica maceta Socker de Ikea. Esa que todos compramos en algún momento de nuestra vida. Es mona, pero ya me aburría tan blanca y tan sosa. Así que opté por darle un toque diferente con un color metalizado.



Simplemente tenemos que colocar las pegatinas (asegurándonos de que queden bien adheridas), y darle caña con el spray. A mí me veis haciéndolo en el taller, pero si podéis hacerlo al aire libre, y protegiendo bien la superficie, mejor.

Dejamos secar y despegamos las pegatinas. Si ves que en algunos lunares se ha metido algo de pintura de bajo, puedes arreglarlo utilizando un poco de pintura blanca para pintar por encima. Pero un poco de "desperfecto" siempre queda bien :P



Con pintura



La forma más común de customizar algo es pintándolo. Ya sea con pintura acrílica, chalk paint, plástica... Básicamente, la que tengas por casa :P

Necesitamos:

- Pintura
- Pincel

Yo pinté primero la base de negro. Cuando secó hice algunos círculos en dos tonos diferentes. Todo de forma muy irregular y con un resultado muy "handmade". A mí me gusta así, imperfecto, pero luego cada uno puede hacer los dibujos que quiera :)



Dejamos secar, y listo. Ya tenemos nuestra maceta pintada.




¡Y ya está! Tres formas diferentes de customizar nuestras macetas y hacer que molen casi tanto como las plantas que van a aguardar :)



¡Feliz jueves!

No te pierdas...

4 comentarios

  1. También se pueden customizar pintándolas con chalk paint y luego aplicando unas servilletas de flores. La técnica se llama decoupage y queda muy chula. Yo la he utilizado en algunos proyectos. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué buenas ideas todas, y hasta yo podría hacerlas! :)

      Eliminar
  2. ¡La segunda maceta me encantó!
    Que va, todas me encantan!!

    ResponderEliminar