inspiración: plantas en agua



Últimamente no paro de ver esta forma de tener plantas en casa y que me fascina: ¡en agua! Sí, sí, directamente sumergidas. Creo que quedan preciosas y además es una buena solución para que las plantas aguanten y no se mueran. ¡Te lo cuento todo!

No estoy hablando de poner unas flores en un jarrón con agua. Estoy hablando de tener plantas, con sus raíces, en una botella o cualquier otro recipiente, de forma permanente. El hidrocultivo no es algo nuevo, pero de esta forma lo convertimos también en algo estético. ¡Porque quedan súper bonitas!

Ya sabéis que soy muy fan de las plantas, y son un elemento estupendo de decoración: no solo alegran la vista, también purifican el aire, eliminan partículas de polvo y es una forma muy barata de avivar cualquier rincón.



Este método perfecto para personas que no tienen mucha mano con las plantas, ya que no tenemos que estar tan pendientes de ellas (no hay problema si nos pasamos de riego, si nos quedamos cortos, no saldrá moho, ni moscas... ). Simplemente debemos preocuparnos de ir reponiendo el agua y, de vez en cuando, aportar algún fertilizante líquido.

Este fin de semana he puesto mis primeras plantas en agua, por lo que aún no sé si me irán bien, pero he estado leyendo mucho. Lo mejor es usar agua embotellada, pues tiene más nutrientes que la de grifo, aunque, como he dicho arriba, se puede aportar algo de nutrientes extras con un fertilizante.

En cuanto a la planta, mejor hacerlo con esquejes nuevos, aunque también puedes coger cualquier planta y limpiarle las raíces de tierra, pero nunca quedará 100% limpia y el agua se ensuciará. Sobre el tipo de planta, los potos, hiedras, filodendros, las aspidistras, trandescantias o singonios son los reyes, además del famoso aguacate. Aunque es cuestión de probar. En las fotos veréis otras diferentes que parece que viven estupendamente.



Se pueden poner directamente con agua, aunque en ese caso lo ideal es que el recipiente sea estrecho o tenga un cuello, como una botella. Así la planta crecerá erguida. Si no es el caso, podemos poner en el fondo unas piedras o unas bolas de arcilla para ayudarla. En cualquiera de los casos, ¡creo que queda genial!

Obviamente, con recipientes transparentes es como más bonito queda, pero es una técnica que puedes llevar a cabo en cualquier otro: jarrones, latas de conserva, botellas de vino, etc.

En cualquier caso, debes evitar que se sumerjan también las hojas; debes hacerlo solo con el tallo. Si lo haces con un esqueje sin raíces, ten paciencia, ya que tardarán en salir algunas semanas.









Créditos fotos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13. Portada.


¡Y eso es todo!
¿Te animas con las plantas en agua?



6 comentarios

  1. Me ha fascinado este artículo!!! Voy a probar.... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información!! ¿Sabes dónde puedo comprarlas en España? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. puedes utilizar cualquier planta. Y si lo haces con esqueje, puedes sacarlo de cualquier planta que ya tengas por casa o pedírselo a alguien :)

      Eliminar
  3. Yo tengo mi casa llena de botellines de cervezas artesanas con pothos! Son ideales!

    ResponderEliminar
  4. Yo empecé con esa técnica para enraizar esquejes de poto y de monstera, y también va muy bien para reproducir hojas y esquejes de suculentas. Te aseguras casi al 100% de que echarán raíces y no pierdes los esquejes :)

    ResponderEliminar