10 alternativas a las macetas clásicas



Hoy vengo cargada de ideas, y es que vamos a inspirarnos con 10 alternativas a las macetas clásicas. Nos permitirán dar un toque diferente, romper la monotonía, y en algunos casos, también reutilizar objetos.

Como conté en mi post de consejos para cuidar plantas, yo acostumbro a dejarlas en la maceta de plástico típica, y luego introducirlas en un macetero bonito. Esta tarea se complica cuantas más plantas tengas. Los maceteros bonitos no son baratos, y en muchas ocasiones, no son prácticos (por ejemplo, los de cerámica no son los más adecuados si queremos tener plantas colgantes, porque pesan mucho).

Así que siempre estoy buscando alternativas: customizar maceteros clásicos, utilizar objetos que ya tengo por casa, etc. Y en la búsqueda de nueva inspiración ha surgido este post, con muchas ideas diferentes. ¡Vamos a ello!

Sacos



1, 2, 3, 4.

Los sacos son todo un clásico. Ya sean los tradicionales con tela de cáñamo o esparto, o más modernos de papel, todos son buena opción. También puedes recortar la tela en sí y hacer un recipiente nuevo. Quedan bonitos, rústicos, y en el caso de los de papel, muy nórdicos.

Tejidos



1, 2, 3, 4.

Además de tela de saco, podemos utilizar cualquier otro tipo de tejido para crear un recipiente: cuero, tela de alfombra, o mismamente de algodón. Y si eres habilidosa con las agujas, puedes hacer algunos con material grueso. ¡Yo ya se lo he enviado a mi madre para que me haga algunos de trapillo!

Cestas



1, 2, 3, 4.

Recomendando usar cestas no estoy descubriendo Roma, pero lo cierto es que es un recurso infalible. Siempre quedan bonitas y además encajan en todos los estilos. Son la opción perfecta para las macetas más grandes, y también podemos usar cestos pequeños de cocina para hacer maceteros colgantes.

Caja



1, 2, 3, 4.

Seguro que alguna vez ha pasado por tu casa una caja que no sabías para qué utilizar (una de vino, de fruta, de mimbre, etc). ¡No la vayas a tirar! Puedes utilizarla para colgar macetas en la pared, del techo, y también para hacer composiciones de varias plantas pequeñas en un mismo recipiente.

Latas



1, 2, 3, 4.

Las latas son uno de los residuos de la cocina que más segundas vidas tiene (como vimos el otro día en este post). Por supuesto, también como macetero. Dejándolas tal cual, forrándolas con algún papel que nos guste, pintándolas... ¡Las abolladas me parecen lo más!

Menaje de cocina



1, 2, 3, 4.

También podemos darle una segunda vida a menaje de la cocina que ya no nos gusta, que no cumple su función o que está roto. El caso de los coladores es especialmente interesante, ya que, al tener agujeros, podremos colocar la tierra directamente en ella y podrá drenar el agua. ¡Me encanta para exteriores!

Cuerda



1, 2, 3, 4.

Otro material fácil de conseguir, barato y cómodo para forrar macetas o crear maceteros es la cuerda. Reutilizando camisetas o restos de otros proyectos, utilizando cuerdas compradas, pintándolas, dejándolas tal cual... ¡Hay muchas opciones!

Jaulas



1, 2, 3, 4.

La idea de las jaulas me gusta a medias, porque veo muchos casos que me parecen un poco horteras, pero me parece buena opción para, por ejemplo, colocar una planta colgante en el interior. Y también es buena idea para proteger nuestras plantas frutales en exterior de los pájaros comilones.

Cajones



1, 2, 3, 4.

Esta idea me encanta. Podemos reutilizar un cajón como macetero, utilizar alguno de un mueble para colocar una planta puntual... Y lo de tener un mueble de cajones solo con plantas ya me parece de "loca nivel pro", pero yo me encuentro en ese punto... Y ya estoy pensando dónde lo pondría :P

Juguetes



1, 2, 3, 4.

Para las casas más kitsch, podemos reutilizar juguetes. A mí me encantan los dinosaurios, pero también podemos usar coches, animales... Además, me parece una forma genial de acercar la afición por las plantas a los más peques. También he visto ejemplos con cabezas de muñecos, pero eso me parece muy creepy.

Otros



1, 2, 3, 4.

Lo cierto es que podremos utilizar cualquier cosa. Reutilizar vaqueros viejos; cestas con papel; cualquier objeto con agujero, como un teléfono; o una simple bolsa de tela de las que nos dan con los zapatos es una buena opción para no dejar las macetas en el simple plástico y "vestirlas" un poco.

¡Eso es todo por hoy!

¿Qué alternativas usas tú para tus macetas?

1 comentario

  1. ¡Cuánta inspiración! Gracias por las ideas.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar