imprimible: bingo de viaje


Hoy traigo un imprimible que viene genial para los peques y los largos paseos en coche (u otro transporte): ¡Un bingo de viaje! Perfecto para jugar toda la familia y hacer los trayectos más entretenidos y llevaderos.

Cuando mi hermano y yo éramos pequeños y teníamos que viajar en coche, siempre inventábamos juegos para matar el tiempo. Por ejemplo, cada uno elegía un color y tenía que ir contando coches que viese en ese tono. Al llegar al destino, quien tuviera más, ganaba.

Inspirándome en esos viajes, he creado un juego que ¡ya me habría gustado a mí tener! Un bingo de viaje para entretenerse y además aprender a observar y a identificar elementos.



Se trata de un bingo con diferentes elementos que podemos ver en un viaje. Cada jugador debe coger un cartón al azar (hay ocho diferentes) y, cuando vea uno de los objetos que aparecen en él, marcarlo. El primero que complete su tablero, ¡gana!

Los he hecho, además, en blanco y negro. Primero, para que ahorremos tinta, y segundo, para que así los peques, si quieren, puedan colorearlos antes de salir de casa.

Los cartones pueden ser de usar y tirar, simplemente usando un rotulador para ir marcando los objetos completados. Pero lo ideal es utilizarlos más veces (más ecológico y cómodo), y para ello tenemos varias opciones.



Por ejemplo, podemos crear una fichas con celo de doble cara. Para llevarlas en el coche, podemos pegarlas en una cartulina. Cuando el jugador vea uno de los elementos de su cartón, no tendrá nada más que despegar la ficha y pegarla en el tablero. Al ser adhesivas, no se caerán con los movimientos del transporte.

TIP: si tienes un celo de doble cara muy potente, puedes darle con la yema de los dedos para desgastarlo un poco, así no estropeará el cartón. Tiene que pegar, pero tampoco mucho ;)

Además, si lo queremos más cómodo aún, podemos pegar el papel en un cartón, cartón pluma u otro material más grueso. ¡Así nos aguantará más tiempo!



Otra opción es forrar los cartones o introducirlos en algún tipo de sobre o funda de plástico. Para avanzar en el juego, podemos usar un rotulador no permanente, que se puede lavar luego fácilmente del plástico. Así estarán protegidos y será muy cómodo reutilizarlos.

Ambas opciones son muy cómodas y además los hacen más resistentes. Luego, podemos guardarlo todo en una bolsa o carpetita y llevarlo siempre que vayamos de viaje (si es en nuestro propio coche, podemos incluso dejarlo allí, obviamente).

Como veréis, he introducido opciones más sencillas y otras un poco más complicadas de ver. Eso hará las partidas más interesantes y largas, y mantendrá a los más peques más atentos al entorno. ¿Quién será el primero en completar el tablero?



Como he dicho arriba, vienen ocho cartones diferentes, todos con objetos al azar y que van variando de uno a otro. Así, hay varias opciones de juego en un solo viaje, y no se aburrirán del mismo cartón siempre.

Si lo quieres, solo tienes que rellenar el siguiente formulario:
¡Eso es todo por hoy!

¡A divertirse en esos viajes eternos!

2 comentarios

  1. Me parece una idea genial! Encima presentas un montón de opciones para proteger y cuidar el juego. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Justo marchamos la semana que viene y vamos en coche así que me viene genial. Muchísimas gracias por todas tus ideas.

    ResponderEliminar